Autora: Philip Heselton
Traducción: Christina Johnson y Jack Green

© Artículo protegido con Copyright © Prohibida la reproducción total o parcial sin autorización expresa.| e-mail



     

Hace 50 años atrás, fue publicado un libro que hizo algunas interesantes afirmaciones. Su autor, Gerald Brosseau Gardner fue descrito como un “miembro de un antiguo coven del Culto de las Brujas que aún sobrevive en Inglaterra”. Este fue el primer libro en anunciar públicamente que las brujas aún existían y que no eran solamente una curiosidad histórica.

El libro Witchcraft Today (1) vendió bien y fue la base para el comienzo del interés en el Arte, que tomó lugar los años siguientes. Yo lo leí de entrada en 1959 y sentí que yo tenía una fuerte afinidad con las brujas. Yo nunca había leído otro libro que fuera remotamente parecido con ese, y eso abrió algunos canales dentro de mi ser que aún continúan abiertos, después de 45 años.

Desde su primer contacto con los brujos a finales de los años 30, Gardner quería escribir sobre ellos, porque sintió que era muy importante que el Arte pudiera sobrevivir y traer hacia si miembros más jóvenes. Eventualmente ellos aceptaron que Gardner pudiera escribir algo sobre sus creencias, pero debería ser hecho como ficción. Ese permiso condicionado resultó en su libro High Magic’s Aid (2), publicado en 1949. Trataba sobre una historia de brujería que ocurría en la Inglaterra medieval, y podía ser leída sin percibir cualquier insinuación de que la brujería aún continuaba sobreviviendo. Aunque Gardner realizara mucho de lo que quería con High Magic’s Aid, él fue obviamente limitado, por qué ese fue un trabajo de ficción, y por eso él no podía hacer la declaración que quería hacer que las brujas aún existían, y más, que él había sido iniciado como brujo. Parece que Gardner continuó con la presión sobre los brujos para que permitieran algo de naturaleza más factual.

El punto de inflexión vino en 1952, con la publicación de un libro y un artículo en una revista popular. El libro Witchcraft de Hughes Pannethorne (3). Hughes, un antiguo profesor que trabajó por muchos años en la BBC, escribió extensivamente sobre asuntos históricos y antropológicos, y ese fue su primer libro sobre brujería. Los brujos se quedaron furiosos por el modo en que el libro dio una visión totalmente distorsionada de sus creencias y prácticas. Eso los llevó a dar soporte al proyecto del libro de Gardner con más entusiasmo, pero aún fue subyugado por ciertas cosas que no deberían ser mencionadas: “Eso (el libro de Hughes) dejó algunos de mis amigos muy enfadados, y yo conseguí persuadirles de que podría ser bueno escribir un libro actual sobre brujería, y entonces yo escribí Witchcraft Today” (4).

Hay probablemente muchas razones para que los brujos se quedaran irritados con el libro. La frase siguiente es un pasaje típico:”… brujería, como un culto-creencia en Europa, está muerta. Así la forma degenerada de la creencia primitiva de fertilidad, incorporando la sabiduría con la práctica está acabada. Conjuradores, sabios, personas que leen las manos y pervertidos pueden ser llamados de brujos, pero es cómo usar una varilla para batir al perro muerto” (5). Es de imaginarse que ser igualado con los degenerados, pervertidos y perros muertos no dejarían a los brujos enamorados de Hughes, y puede ser por eso que Gardner escribió en el prefacio de Witchcraft Today:

“Las Brujas de Inglaterra me dijeron: ‘Escriba y cuente a las personas que no somos pervertidos. Somos personas decentes, solamente queremos estar en paz, pero hay ciertos secretos que usted no puede ervelar’. Entonces, después de alguna discusión sobre lo que no debería ser revelado, tuve el permiso de contar mucho más que jamás había sido llevado al público en relación a sus creencias, rituales y razones para realizarlos…”(6)

Un artículo que apareció en una revista semanal, la Illustrated, en 1952, no fue visto favorablemente por los brujos. Se queda claro en el artículo que el escritor, Allen Andrews, entrevistó tanto a Gardner como a Cecil Williamson, su co-director en el Folklore Centre of Superstition and Witchcraft, en la Isla de Man. En su entrevista con Andrews, Gardner reveló la existencia de lo que él describe como el Southern Coven of British Witches y algo sobre sus creencias y prácticas, incluyendo la primera mención impresa del ritual que fue realizado en New Forest 12 años antes, para lograr la paralización de la amenaza de invasión de Hitler. Williamson, en su entrevista habló sobre ciertos trabajos ritualísticos que él realizó y que podrían ser descritos como “magia negra”, y fue lo que los brujos objetaron seriamente; la conexión implícita del Arte con trabajos para propósitos malígnos.

Gardner probablemente estuvo trabajando en un libro, poco antes de obtener el permiso formal en 1952. Existen, por ejemplo, algunas notas en el volumen que Janet y Stewart Farrar llaman de “Texto A”, las cuales parecen notas de partes del Witchcraft Today. Entonces Gardner consiguió lo que quería, pero hubo alguna negociación con los brujos sobre lo que él podía o no podía incluir: “Yo inmediatamente me encontré entre Scylla y Charybdis. Si yo hablaba demasiado, correría el riesgo de ofender a personas que llegué a considerar como grandes amigos. Si decía poco, las editoras no se interesarían. En esta situación yo hice lo mejor pude” (7). De hecho, sabemos que ellos no quisieron que Gardner diese detalles sobre cualesquier ritos que fueran ser definitivamente mágicos, ni deseaban que fuera del conocimiento público como ellos levantaban el poder. De cualquier forma, dentro de esas directrices, podemos imaginar que Gardner comenzó a trabajaren en un manuscrito para su libro, inicialmente titulado New Light on Witchcraft. El propósito central del libro entero era presentar las creencias y prácticas de las brujas de un modo imparcial.

Lo que aparece intensamente en lo que Gardner escribió sobre los brujos que él conoció, dice respeto al carácter de ellos – el tipo de personas que ellos eran – simples y directos, capaces de atraer gran lealtad. Él escribió sobre sus creencias y prácticas, incluyendo rituales, la función del círculo mágico, como ellos levantaban el poder, habilidades mágicas y adivinatorias y como desarrollarlas, iniciación, inciensos, hierbas y pociones. Me pareció que Gardner estaba describiendo personas cuya religión venía más de la experiencia que de los libros. Ellos eran prácticos y sus emociones eran importantes en el modo como ellos realizaban sus rituales. Ellos sabían que tenían habilidades psíquicas y que su magia era trabajada, entonces era importante mantener el secreto sobre sus métodos.

A pesar de su confianza en su habilidad de trabajar magia, ellos eran modestos en sus vidas, admitiendo libremente su ignorancia en muchos asuntos expuestos por Gardner, tales como la historia de su tradición. Ellos parecieron inspirar confianza, afecto y lealtad. Como Gardner afirmó cuando aún los conocía muy poco: “Yo podría ir a través del infierno y en las profundidades de las aguas, aún en aquel entonces, por cualquiera de ellos” (8). Sus ritos parecen haber sido simples y espontáneos, basados en trazar el círculo a fin de mantener el poder emanado de sus cuerpos dentro de una pequeña área que podía ser enfocada dentro de lo que ellos llamaban de Cono de Poder.

Gardner probablemente entendió bien deprisa que relatar meramente las creencias de las brujas y las prácticas no-mágicas, resultó en un manuscrito muy pequeño. El problema fue que aquello que los brujos le dijeron parecía escapar entre sus dedos. Mucho era no-verbal y, probablemente él olvidó muy de lo que vio. A finales de 1952 y comienzo de 1953, mientras la mayor parte del libro estaba siendo escrita, Gardner estaba viviendo en la Isla de Man, lejos del contacto regular con Edith Woodford-Grimes (Nota Traducción: La sacerdotisa conocida como “Dafo”), de quien yo sospecho era la única del grupo original que continuaba en contacto con él. Cuando él se dispuso a escribir lo que los brujos le habían dicho, encontró dificultades porque no había habido un curso de aprendizaje estructurado en ningún sentido – eran mucho más las cosas dichas en tiempos extraños, en un extraño orden, y él no se acordaba muy bien de ellas. De cualquier forma, él anotó todo de la mejor manera que pudo. En cierta forma, el lapso de tiempo también tuvo su efecto. Cuando él comenzó a escribir el libro, ya habían pasado trece años desde que él fuera iniciado, y la Vieja Dorothy y Mother Sabine estaban fallecidas. La conexión con el “viejo pueblo” había terminado; tal vez él se sintiera libre de las corrientes que lo mantuvieron controlado por más de una década, y entonces se sintiese capaz de mencionar lo que él imaginaba que no era apropiado incluir en High Magic’sAid.

Pero se convenció de que él necesitaba incrementar el texto con otro material. Y Gardner tenía mucho material. Aquí había una pagina en blanco donde él podía especular. Se sintió libre para escribir sobre sus propias ideas y teorías sobre el desarrollo de la brujería, incluyendo mucho material histórico. La mayor parte del libro es realmente una adición de la lectura de Gardner sobre brujería. Lo que yo pienso que se proponía era suministrar un esbozo de la historia de la brujería, de la Edad de la Piedra en delante, al mismo tiempo mostrando las conexiones con ciertas religiones u otros pueblos que pueden haber tenido contacto con El Arte. Eso le dio la oportunidad de escribir sobre sus tópicos favoritos, incluyendo los Druídas, los Caballeros Templários, el Egipto Antiguo, los Misterios Griegos y mucho más. En muchas maneras, Witchcraft Today es un registro de las fases del entusiasmo de Gardner.

Gardner necesitó ayuda para dejar el manuscrito en fase apropiada para la publicación. Betty Lumsden Milne pulió su texto clásico Malayan Kris, que fue publicado en 1936. Tres años después, yo sospecho que Edith Woodford-Grimes actuó de la misma forma con La Goddess Arrives (9). En 1949, Dolores North (Madeline Montalban) editó y el manuscrito de High Magic’s Aid. Gardner percibió que necesitaba de ayuda con New Light on Witchcraft, y yo sospecho de que él se aproximó a su viejo amigo Ross Nichols, con quien él había tenido el primer contacto en Spielplatz Naturist Club en Bricket Wood durante la guerra y que como editor asistente por la The Occult Observer, editó y revisó el trabajo francés del siglo XIX de Paul Christian, The History and Practice of Magick, publicado por la Forge Press en 1952.

Nichols tomó la misión con entusiasmo y también se aproximó a Gerard Yorke, a quien él había conocido a través del The Occult Observer y que había trabajado para algunas editoras respetables, como la Riders and Co., especializada en libros de ocultismo y misticismo. Riders ofreció la Gardner un contrato, en 1953, con la intención de editar el New Light on Witchcraft para su publicación.

Gardner ciertamente parece tener estado envuelto en mucha negociación sobre el borrador del manuscrito. Ross Nichols también estaba muy envuelto en el proceso entero. Una indicación de los asuntos que fueron cubiertos en esa negociación es dada en una carta de Gardner a Yorke. Gardner obviamente había enviado un borrador del manuscrito para comentarlo, algo que Yorke hizo, y esa era la respuesta de Gardner. Los tópicos cubiertos en la carta que yo vi, incluían yoga, una droga alucinógena, los Caballeros Templarios y ciertos detalles de los rituales de las brujas. Gardner obviamente incluyó mucho sobre yoga, lo que hizo que Yorke lo persuadiera a acortarlo presumiblemente porque eso no era directamente relevante al asunto. Estoy seguro de que existieron otras correspondencias entre Yorke y Gardner, aunque muchas deban haber sido encaminadas vía Nichols. Una cosa que cambió fue el título, y esto es casi seguro que fue debido a la sugerencia de la editora que quería un título más agresivo e informativo como Witchcraft Today. La Dra. Margaret Murray concordó en escribir el prefacio para el libro. Gardner la conocía desde antes de la guerra y ciertamente conocía mucho el trabajo de ella en temática de brujería. Él normalmente llamaba el Arte siguiéndola en el uso del término.

Witchcraft Today fue publicado en noviembre de 1954. Vendió bien, fue el primer libro, por así decir que exaltó el nombre de Gardner. La diferencia fue que por primera vez no tuvo que pagar los costes de producción. Además de eso, una editora popular como la Riders tenía un buen sistema de distribución, lo que es siempre un ingrediente clave en la figuración de las ventas, y con certeza consiguió mención en varios periódicos de organizaciones de las cuáles Gardner era miembro. Esos comentarios eran muy diferentes. El publicado por la Folk-Lore (11) no fue subscrito, y se refiere al libro como “una apología a la brujería”, considerando que eso “difícilmente sería tenido como una contribución seria para un asunto tan complejo y altamente controversial.”

El comentarista del Journal of the Society, Geoffrey B. Riddehough, aborda el tema diciendo:”De alguna forma, la apología no está convenciendo bastante”. Él continúa: “Algo de sus afirmaciones históricas se asemeja a las afirmaciones de la Dra. Murray, ignorando así otras interpretaciones del hecho además de las propias.” El comentarista concluye diciendo: “Hay mucho para lamentar, ya que en aquello que podía ser de muchas formas un placentero e interesante libro, existen demasiados deslices. Debemos esperar que cuando el Dr. Gardner y sus compañeros brujos reciten sus encantamientos, mantengan prudentemente un mejor patrón de precisión” (12).

A pesar de los comentarios, el libro ha sido incluido en las colecciones permanentes de las mayores bibliotecas públicas de Inglaterra y a través del mundo, para una generación que estaba llena de inquietudes sobre el asunto. Continúa siendo, para muchos, un texto clásico.

 

Notas

(1) Gerald Gardner: Witchcraft Today (Rider, 1954)
(2) Scire: High Magic’s Aid (Michael Houghton 1949)
(3) Pannethorne Hughes: Witchcraft (Longmans, Gree 1952)
(4) Gerald Gardner: The Meaning of Witchcraft (Aquarian 1959)
(5) Hughes (217)
(6) Gardner (1954:13)
(7) Gerald (1959:12)
(8) J.L.Bracelin: Gerald Gardner Witch (Octagon 1960:165)
(9) Gerald Gardner: A GOddess Arrives (Stockwell 1939)
(10)Francis King: Ritual Magick in England (Neville Spearman 1970)
(11)Folk-Lore Vol. LXVI No.2 (June 1955:313-314)
(12)Journal of the Society for Psychical Research Vol.38 No.690