Tarnsman of Gor

Que es GOR y qué es Piedra Hogar??

     —Gor —dijo—, así se llama este mundo. En todas las lenguas del planeta esto significa “Piedra del Hogar”.

     Hizo una pausa. —“Piedra del Hogar” —repitió— En los pueblos de este mundo —prosiguió—, cada choza se ha construido originariamente alrededor de una piedra plana que formaba el centro del edificio circular. En ella se grababa el signo de la familia y se la llamaba Piedra del Hogar. Se trataba en cierto modo de un signo de independencia, una delimitación del espacio vital, y de que cada hombre en su cabaña era su propio amo.

     “Más tarde las Piedras del Hogar también se utilizaron para poblados y finalmente para ciudades. La Piedra del Hogar de un pueblo se encuentra siempre sobre la plaza del mercado, y en una ciudad se la conserva siempre sobre la punta de la torre más elevada. Con el pasar del tiempo a la Piedra se le atribuyeron fuerzas místicas, despertaba sentimientos similares a los de los hombres de la Tierra con respecto a sus banderas.”

 

 

 

 

 

“—Estas Piedras —prosiguió mi padre— naturalmente se hallan conformadas y coloreadas de manera diferente, y muchas presentan dibujos complicados. Más de una gran ciudad sólo posee una Piedra del Hogar pequeña, insignificante, que seguramente proviene de la época en que la ciudad era un pueblo pequeño. Dondequiera que un hombre coloque su Piedra del Hogar, reclama la tierra para sí. Las buenas tierras sólo son protegidas por las espadas de los terratenientes más poderosos de la región.

el planeta Gor como la Contratierra, una denominación que procede de los escritos de los pitagóricos que fueron los primeros en sospechar la existencia de semejante cuerpo celeste. Extrañamente, el Sol era llamado en goreano Lar-Torvis, lo que significa fuego central, otra expresión pitagórica, que sin embargo, por lo que sé, no fue aplicada al Sol. Existía en Gor una secta que adoraba al Sol, según me enteré más tarde, pero era reducida e insignificante en comparación con el culto a los Reyes Sacerdotes. Estos, quienesquiera fueran, tenían para la población el rango de dioses, los más antiguos de Gor, y, en un momento de peligro, aun al más valiente podría escapársele una plegaria a los Reyes Sacerdotes.” ( Chapter I: Counter Earth. )

 

“Naturalmente el objeto sagrado estaba bien custodiado y ante la menor señal de peligro era colocado a buen recaudo. Todo ataque a la Piedra del Hogar era considerado por los pobladores de una ciudad como terrible sacrilegio y se castigaba indefectiblemente con la muerte al atacante; paradójicamente constituía la mayor proeza concebible traer a la propia ciudad la Piedra del Hogar de otra ciudad; al guerrero que lo lograra se hacía acreedor a las mayores honras y era considerado un hombre favorecido por los Reyes Sacerdotes. La Piedra del Hogar de una ciudad constituye el punto central de diversos rituales. “( Chapter V: LAS LUCES DE LA FIESTA DE LA PLANTACIÓN)

 

 

 

Sobre Los Reyes Sacerdotes:

—Los Reyes Sacerdotes —me dijo— tienen su Lugar Sagrado en las Montañas Sardar, un desierto en el que nadie puede internarse. Para la gran mayoría, el Lugar Sagrado es tabú. Hasta ahora nadie ha regresado de esas montañas.

     Mi padre parecía mirar al vacío.

     —Ha habido casos de idealistas y rebeldes que hallaron la muerte en las pendientes heladas de los Montes. Si uno desea aproximarse debe ir a pie, pues nuestros animales no se atreven a acercarse al lugar. Miembros de los cuerpos de algunas personas que habían buscado refugio allí se encontraron en las llanuras, como pedazos de carne arrojados para alimento de los animales de rapiña desde una distancia inconcebible.”

 

—A veces —prosiguió—, algún anciano se pone en camino hacia las Montañas para encontrar allí el secreto de la inmortalidad. Pero nadie ha regresado jamás. Algunos afirman que llegan a ser Reyes Sacerdotes, pero yo más bien creo que querer averiguar su misterio significa una muerte segura.

 

 

 

     A continuación, mi padre me explicó las leyendas que circulaban acerca de los Reyes Sacerdotes, y me enteré que, al menos en un aspecto, eran los verdaderos dioses del planeta, ya que podían aniquilar o controlar todo lo que deseaban. Según rezaba la opinión general no se les escapaba nada de lo que ocurría en el planeta, pero si esto era cierto apenas parecían percatarse de ello, como pude enterarme después. Según decían, tendían hacia la santidad y en su recogimiento íntimo no se podían ocupar de las nimiedades del mundo exterior. Esta suposición, por cierto, no me parecía estar de acuerdo con el terrible destino que aguardaba a todos aquellos que escalaban las Montañas Sardar. Me costaba imaginar a un santo espiritualizado que sale un momento de su estado contemplativo para despedazar a un intruso y dispersar sus restos sobre la llanura.” ( Chapter I: Counter Earth. )

Tecnología Vs Reyes Sacerdotes:

     —Existe, sin embargo, un área —dijo mi padre— por la cual los Reyes Sacerdotes muestran sumo interés: la tecnología. Ellos limitan, mediante intervenciones activas, nuestro desarrollo en esta área. Resulta increíble, pero las armas más poderosas que nos permiten utilizar a nosotros, los cismontanos, que vivimos a la sombra de las Montañas, son la lanza y la ballesta. Aparte de esto no existen medios mecánicos de transporte o de comunicación o dispositivos de detección, como por ejemplo el radar, sin los cuales resulta imposible imaginar la vida militar en la Tierra.

     Por otra parte, nosotros los mortales, los cismontanos, hemos evolucionado mucho en cuanto a áreas como iluminación, construcción de ciudades, agricultura y medicina —me miró divertido— Seguramente te habrás interrogado por qué esas numerosas lagunas en nuestra tecnología no fueron llenadas pasando por alto a los Reyes Sacerdotes. Sería extraño que no hubiera mentes en este mundo capaces de inventar algo así como un fusil o un tanque.

     —Yo pienso lo mismo —dije.

     —Y así es —agregó mi padre con enojo— De tiempo en tiempo ocurre algo por el estilo, pero los inventores siempre son aniquilados poco después. Mueren devorados por las llamas.

     —¿Cómo el sobre de metal azul?

     —Sí —dijo— Quien posee un arma prohibida debe morir devorado por las llamas. A veces, algunos hombres valientes llegan a poseer material bélico y eluden la Muerte Llameante, quizá durante un año. Pero más tarde o más temprano se los descubre.”  ( Chapter I: Counter Earth. )

Sobre las Armas permitidas por los Reyes Sacerdotes:

“También me enseñaron a manejar el escudo, que principalmente debía servir para desviar la lanza y tornarla inofensiva. Cuando mi época de formación tocaba a su fin, solía luchar con casco y escudo. Hubiera deseado que mi equipo se viera completado por una armadura o quizás una cota de mallas, pero me enteré que eso estaba prohibido por los Reyes Sacerdotes. Tal vez el motivo de esto residía en el deseo de que la guerra siguiera siendo un proceso de selección biológica, en el cual los débiles y los lentos sucumben y no siguen multiplicándose Esta también puede ser la explicación de las armas relativamente primitivas que les estaba permitido usar a los hombres que habitaban a la sombra de las Montañas Sardar.

 

 

     Aparte de la lanza y de la espada se admitía el uso de la ballesta y del arco; pero apenas recibí instrucción al respecto, ya que Tarl el Viejo no las apreciaba mucho. Las consideraba armas de segunda categoría, poco dignas de ser utilizadas por un guerrero. Yo no compartía su desprecio y trataba de adiestrarme en mis ratos libres.”( Chapter III: El Tarn )

Tecnología existente :

     “Uno de los aparatos más interesantes era el traductor, que se podía adaptar a diferentes idiomas. A pesar de que en Gor parecía existir un idioma principal conocido por todos, que tenía varios dialectos y lenguas secundarias, existían algunos idiomas que para mí no sonaban en absoluto como tales; me parecían más bien gritos de aves y animales de rapiña. El traductor me resultó, pues, muy útil.

     Fue una grata sorpresa que mi padre hubiera adaptado uno de esos aparatos al idioma inglés: circunstancia muy favorable para mi estudio de idiomas. Para alivio de Torm yo también podía arreglármelas solo con el aparato, que además era una maravilla por sus reducidas dimensiones. Del tamaño aproximado al de una máquina de escribir portátil, podía ser adaptado a cuatro idiomas no goreanos. Naturalmente, las traducciones resultan muy literales y el vocabulario está limitado a unas veinticinco mil equivalencias para cada idioma. Por esta razón la máquina no era muy apropiada para una comunicación fluida.”

 —Un aguijón de tarn —respondió. Se ajustó el conmutador más pequeño y tocó la mesa con él. Innumerables chispas saltaron despidiendo un color amarillento hacia todas direcciones, sin dejar ningún rastro sobre la mesa. Tarl desconectó la barra y me la acercó. Cuando extendí la mano para cogerla la conectó y me la puso en la mano. Infinitas estrellas amarillas parecían explotar en mi mano. Grité asustado y me llevé la mano a la boca. Había sentido algo similar a una fuerte descarga eléctrica. Revisé mi mano; no presentaba ninguna herida.”( Chapter III: El Tarn )

 Sobre las Naves de los Reyes Sacerdotes de Adquisición:

 —Sinceramente creo que la nave de las Montañas Sardar se hallaba pilotada a distancia, de la misma manera, según dicen, que todos los viajes de adquisición.

     —¿Adquisición?

     —Sí —dijo mi padre—. Hace mucho yo realicé el mismo viaje extraño que realizaste tú. Igual que muchos otros.

     —Pero ¿con qué fin, con qué propósito? —pregunté.

     “También recibí instrucciones acerca del Doble Conocimiento, es decir, me enteré qué sabían los hombres en general y qué llegaban a saber los intelectuales en particular. A veces existía una diferencia sorprendente entre ambos. Por ejemplo, se hacía creer a los hombres que se hallaban por debajo de las castas elevadas que el mundo es un disco ancho y plano. Quizá se pretendía de esta manera evitar todo intento de indagación. Por otra parte, las castas elevadas —Guerreros, Constructores, Escribas, Iniciados y Médicos— conocían la verdad acerca de estos temas. Sin embargo, comencé a interrogarme acerca de si el Segundo Conocimiento, el de los intelectuales, acaso no estaba tan limitado como la enseñanza en el nivel inferior, si no se proponía también frenar y poner trabas al ansia de saber humano. Tenía la impresión de que existía un Tercer Conocimiento, que se hallaba limitado a los Reyes Sacerdotes.( Chapter III: El Tarn )

     —Cada uno, quizá, por un motivo diferente, con diversos fines —dijo.” ( Chapter I: Counter Earth. )

 

 

 

“Quizá sea cierto lo que se cuenta acerca de ti: que eres uno de esos guerreros que se traen a Gor sólo una vez cada mil años para modificar el mundo, y son los Reyes Sacerdotes quienes los traen. ” ( Chapter XV: EN EL RECINTO DE MINTAR)

Tecnología existente :

     “Uno de los aparatos más interesantes era el traductor, que se podía adaptar a diferentes idiomas. A pesar de que en Gor parecía existir un idioma principal conocido por todos, que tenía varios dialectos y lenguas secundarias, existían algunos idiomas que para mí no sonaban en absoluto como tales; me parecían más bien gritos de aves y animales de rapiña. El traductor me resultó, pues, muy útil.

     Fue una grata sorpresa que mi padre hubiera adaptado uno de esos aparatos al idioma inglés: circunstancia muy favorable para mi estudio de idiomas. Para alivio de Torm yo también podía arreglármelas solo con el aparato, que además era una maravilla por sus reducidas dimensiones. Del tamaño aproximado al de una máquina de escribir portátil, podía ser adaptado a cuatro idiomas no goreanos. Naturalmente, las traducciones resultan muy literales y el vocabulario está limitado a unas veinticinco mil equivalencias para cada idioma. Por esta razón la máquina no era muy apropiada para una comunicación fluida.” ( Chapter III: El Tarn )

Sobre el Segundo Conocimiento:

 

 Sobre el Gobierno de una Ciudad Estado y las Castas

     “—La ciudad estado —comentó mi padre una tarde— es la unidad política normal en Gor, ciudades rivales que controlan el territorio adyacente, rodeadas por una tierra de nadie, compuesta de territorios libres.”

—Las castas elevadas de cada ciudad —prosiguió mi padre— eligen por un tiempo determinado un administrador y un consejo. Si surge una crisis, se nombra un jefe militar, un Ubar, que ejerce la totalidad del poder, hasta que a su entender la crisis ha pasado.( Chapter III: El Tarn )

     —¿A su entender? —pregunté con escepticismo.

     —Generalmente los Ubares renuncian a su cargo después de la crisis. Esto es parte del código de los guerreros.

     —Pero ¿qué es lo que ocurre cuando no renuncian a su cargo? —Me había dado cuenta ya de que no siempre se podía confiar en el cumplimiento de las reglas de las castas.

     —Si un Ubar no quiere dimitir, por lo general es abandonado por su gente. El líder militar se queda solo en su palacio, a merced de las furiosas masas populares.

     Asentí con la cabeza e imaginé un palacio vacío, en el que un hombre solitario se encontrara sentado sobre un trono, envuelto en las vestimentas propias de su cargo, esperando el asedio de las masas.”

 Para el goreano, fuera del sistema de las castas, existían sólo tres formas de vida: esclavo, proscrito y rey sacerdote. Un hombre que no quisiera ejercer su oficio o pretendiera cambiar de status sin el consentimiento del Consejo de las Castas Elevadas, se convertía automáticamente en un proscrito y era empalado.”

 Cada ciudad tiene una habitación semejante. Esta se encontraba en el cilindro más grande, y el techo era por lo menos seis veces más alto que el de una habitación común. Los puntos de luz, que me recordaban el cielo estrellado, brillaban en el techo; las paredes estaban pintadas horizontalmente con franjas de colores, de abajo hacia arriba de color blanco, azul, amarillo, verde y rojo, de acuerdo con los colores de las castas. En cinco niveles diferentes junto a la pared, un nivel para cada una de las castas elevadas, se alzaban los bancos de piedra para los miembros del Consejo. Los bancos correspondían al color de la pared que se encontraba detrás de ellos.

  El banco más bajo, pintado de blanco, les estaba reservado a los Iniciados, los intérpretes de la voluntad de los Reyes Sacerdotes. Detrás de ellos se encontraban sentados —en este orden— los representantes de los Escribas, de los Constructores, de los Médicos y de los Guerreros.”( Chapter IV: La Mision )

“Sólo he visto a mi padre en las fiestas públicas. Las hijas de las castas elevadas se crían en Ar en los Jardines Elevados como flores, hasta que algún pretendiente de alto linaje, preferentemente un Ubar o un Administrador, pague por la novia el precio fijado por los padres.”

 ( Chapter VIII: CONSIGO COMPAÑÍA)

En Gor existen dos sistemas de derecho, el de la ciudad, bajo la jurisdicción de un Administrador o Ubar, y el de los Iniciados, bajo la jurisdicción del Iniciado Supremo de cada ciudad. La división corresponde aproximadamente a la que existe en nuestro mundo entre derecho civil y canónico.” ( Chapter XVIII: EN EL CILINDRO CENTRAL) 

  Sobre la Casta Blanca:

 “la Casta de los Iniciados ocupara el lugar de honor, ya que éstos eran, a mi parecer, en un grado aun mayor que los soldados, miembros improductivos de la sociedad. Al menos los guerreros ofrecían su protección a la ciudad, mientras que los iniciados en todo caso se ofrecían para curar enfermedades y plagas, que, en gran medida, ellos mismos habían provocado.”( Chapter IV: La Mision )

a los Iniciados de Ar, que al igual que otros de su misma casta en todo Gor estaban dispuestos a apoderarse del poder político, al que supuestamente habían renunciado por su vocación. El propósito real detrás de los “sacrificios a los Reyes Sacerdotes” consistía probablemente en liberarse de otros competidores al trono de Ar y fortalecer su propia posición política.” ( Chapter VIII: CONSIGO COMPAÑÍA)

“Los Iniciados sólo saben murmurar plegarias y organizar los detalles de sus inútiles ceremonias de sacrificio. Ambicionan el poder político, pero no entienden nada al respecto, no lo saben manejar. No soportarán durante largo tiempo un sitio bien organizado. No pueden defender la ciudad.” ( Chapter XV: EN EL RECINTO DE MINTAR)

 

 

 

 Sobre la Casta Roja:

 “la Casta de los Guerreros, le correspondía el status más bajo”.( Chapter IV: La Mision )

Sobre los Mensajeros:

“Teñí de negro mi pelo y conseguí el casco y uniforme de un Asesino. En el costado izquierdo del casco negro sujeté la franja dorada de los mensajeros. Con ese disfraz me movía entre las carpas, observaba el sitio y los movimientos de tropas. De vez en cuando, escalaba una de las torres de sitio que estaba en construcción y contemplaba la ciudad de Ar y las luchas que se libraban entre el primer foso y el muro de fortificación exterior.” ( Chapter XVI: LA MUCHACHA ENJAULADA)

 Rito de Incorporación a una Casta:

“En medio de la sala circular se alzaba una especie de trono, sobre el cual se hallaba, vestido en su traje de ceremonia —una sencilla túnica marrón—, mi padre, administrador de Ko-ro-ba, anteriormente Ubar, jefe supremo de la ciudad. A sus pies tenía un casco, un escudo, una lanza y una espada.

 Tarl el Viejo tomó la palabra. —Yo, Tarl, luchador de espada de Ko-ro-ba, doy mi palabra de que este hombre es digno de convertirse en miembro de la Casta Elevada de los Guerreros.

 

     Mi padre le respondió de acuerdo con el ritual prefijado.

     —Ninguna torre en Ko-ro-ba es más fuerte que la palabra de Tarl, el luchador de espada de nuestra ciudad. Yo, Matthew Cabot de Ko-ro-ba, acepto su palabra.

     A partir del banco inferior y en forma ascendente, cada miembro del Consejo se iba poniendo de pie, daba a conocer su nombre, y declaraba que también, por su parte, aceptaba la palabra del rubio luchador de espada. Cuando todos hubieron terminado, mi padre me entregó las armas que se hallaban delante del trono. Sobre mi hombro colocó la espada de acero, sujetó el escudo redondo en mi brazo izquierdo, me puso la lanza en la mano derecha y lentamente dejó descender el casco sobre mi cabeza.

     —¿Cumplirás con el código de los Guerreros? —me preguntó.

     —Sí —dije.

     —¿Cuál es tu Piedra del Hogar?

     Sospeché cuál era la respuesta que se esperaba de mí y respondí: —Mi Piedra del Hogar es la Piedra del Hogar de Ko-ro-ba.

     —¿Y en aras de esta ciudad empeñas tu vida, tu honor y tu espada? —preguntó mi padre.

     —Sí —respondí.

      —Entonces —prosiguió y me colocó solemnemente las manos sobre los hombros—, te declaro de este modo Guerrero de Ko-ro-ba, en mi calidad de administrador de esta ciudad, en presencia del Consejo de las Castas Elevadas.”( Chapter IV: La Mision )

 

 

 

 

 

 

“el tarn, lo mismo que la mayoría de las aves, es sorprendentemente liviano —lo que se debe, en primer término, a sus huesos huecos— es un ave sumamente vigorosa. Mientras que las grandes aves terrestres, como por ejemplo el águila, deben tomar carrera antes de levantar el vuelo, el tarn, con su increíble musculatura, puede ascender con su jinete solamente con un rápido estremecimiento de sus alas enormes. Para ello, también se ve favorecido por la menor fuerza de gravitación de Gor. Los goreanos suelen llamar a estas aves “hermanas del viento”.

     El plumaje del tarn no es siempre el mismo, y se los cría teniendo también en cuenta su colorido, y no solamente su fuerza e inteligencia. Los tarns negros se utilizan para asaltos nocturnos; los blancos, para campañas militares invernales. Por su parte, los guerreros que desean impresionar y no tratan de pasar camuflados prefieren tarns de variados colores relucientes. El tarn común tiene un plumaje marrón verdoso. Prescindiendo del tamaño, el halcón es el ave terrestre que más se le parece, solo que el tarn tiene una cresta que se asemeja a la del grajo.

 

 

 Elementos de la Montura de un Tarn y su Conducción:

 “Recogí la breve escala, que colgaba de la silla de montar, trepé por ella, me acomodé en la silla y me ajusté el ancho cinturón púrpura que habría de protegerme de una caída.”

     Al tarn se le conduce mediante una correa de cuero colocada alrededor del cuello, al que generalmente se hallan sujetas otras seis correas de cuero, que confluyen en un aro metálico en la parte anterior de la silla de montar. Las riendas se hallan teñidas de diferentes colores y terminan en aros diferentes, muy distanciados entre sí en el collar colocado en el cuello del ave. Para determinar el rumbo, se tira de la rienda cuyo extremo señala con mayor aproximación la dirección deseada. Cuando, por ejemplo, se desea perder altura o aterrizar, se utiliza la cuarta rienda, que termina inmediatamente delante del cuello del tarn. Para ponerse en movimiento, se tira de la primera rienda, que ejerce una presión sobre el aro en la parte posterior del cuello del ave.

     También se utiliza, ocasionalmente, el aguijón de tarn para conducir al animal; en este caso se toca ligeramente al ave en la dirección opuesta a la que se desea tomar, la que, al retroceder ante la barra eléctrica, seguirá adecuadamente. Este método, sin embargo, no es muy adecuado, ya que la reacción ocurre de una manera exclusivamente instintiva.

     Tiré de la primera rienda y sentí, con espanto y alegría a la vez, los fuertes aletazos del ave. Fui violentamente arrojado hacia atrás, pero el cinturón me sostuvo. Durante un instante dejé de respirar; me aferré atemorizado al aro de la silla mientras mi mano sostenía la primera rienda. “

 El entrenamiento es excelente. El espíritu del tarn no debe ser quebrantado, por lo menos en el caso del tarn de combate. Está domesticado hasta tal punto que depende de la fuerza de su amo si el animal lo devora o le obedece. Tú llegarás a conocer al tuvo y él a ti. En el cielo, los dos seréis uno solo: el tarn, el cuerpo, y tú, su voluntad. Vivirás con él un armisticio continuo. Si eres débil o indefenso, te mata. Pero mientras te mantengas fuerte y te afirmes como su amo, te acata y te respeta ” ( Chapter IV: La Mision )

“Las bolsas de la silla de montar contenían el equipo liviano que un tarnsman suele llevar consigo —en particular raciones alimenticias, una brújula, mapas, cordones y cuerdas de repuesto para el arco—”  ( Chapter V: LAS LUCES DE LA FIESTA DE LA PLANTACIÓN)

Las mujeres pocas veces pueden montar sobre el lomo de un tarn —dijo— Pueden hacerlo en una canasta, pero no como un guerrero” ( Chapter V: LAS LUCES DE LA FIESTA DE LA PLANTACIÓN)

“Los tharlariones altos son carnívoros, pero su metabolismo es más lento que el del tarn, que parece estar pensando constantemente en la comida. Además necesitan muy poca agua.

     La silla del tharlarión se fabrica teniendo en cuenta el propósito de mitigar las sacudidas debidas a los saltos irregulares de esos animales. Ello se logra; fundamentalmente, sujetando la silla de montar a un armatoste hidráulico que nada en un líquido espeso. De ese modo también se mantiene la silla en posición horizontal. A pesar de este invento, quienes montan un tharlarión llevan además un cinturón de cuero ancho y grueso que los sujeta a la silla, así como unas botas altas y blandas. El cuero protege las piernas del jinete de la piel áspera del animal. Cuando un tharlarión galopa su piel puede desgarrar la carne de la pierna desprotegida del jinete.” ( Chapter X: La caravana )

 Bebida Alcohilica PAGA:

 

 

 

 

 

“jugo fermentado de granos; se llamaba Pagar-Sa-Tarna, deleite de la hija de la vida. Pero solía llamárselo simplemente “Paga”. No tenía la menor intención de volver a probar ese brebaje.”( Chapter IV: La Mision )

Expresiones basados en Licores :

—Esta noche —dijo— beberemos vino.    Era una expresión goreana con la cual se dejaba en manos de los Reyes Sacerdotes los acontecimientos futuros.” ( Chapter XI:LA CIUDAD DE LAS TIENDAS)Sobre el aplauso: 

 

 

“la variante goreana del aplauso, que consiste en que la mano derecha golpee en rápida sucesión el hombro izquierdo. Aparte de los candidatos que debían ser admitidos en la Casta de los Guerreros, nadie podía entrar armado a la sala del Consejo. Si hubieran estado armados, mis hermanos de casta del último banco habrían manifestado su aplauso con la lanza y el escudo; en las circunstancias actuales se atuvieron a la forma generalmente aceptada de expresar el aplauso. ” ( Chapter IV: La Mision )

Sobre Ar y el Espiritu Imperialista:

En realidad, parecía que habían colocado su confianza en el hombre indicado. Ar no era una ciudad sitiada, aislada, a la manera de muchas en Gor, sino una metrópoli, en la que se conservaban las Piedras del Hogar de numerosas ciudades que hasta hacía poco habían sido libres. Existía un Imperio de Ar, un estado vigoroso, arrogante, aguerrido, que estaba interesado muy a las claras en aniquilar a sus enemigos y extender más y más su hegemonía política a través de las llanuras, montañas y desiertos de Gor.”( Chapter V: LAS LUCES DE LA FIESTA DE LA PLANTACIÓN)

     —Eres un guerrero joven, valiente y tonto —dijo y se inclinó hacia adelante. Durante un buen rato me miró a los ojos y luego volvió a acomodarse en su trono— Hubo una época en la que yo fui igualmente joven y valiente, y quizás igualmente tonto.

Sobre el Rito de Sumisión de una Esclava:

De algún modo yo sentía que, a pesar de su collar de esclava, era un ser libre —ya desde el instante mismo en que mi padre le había ordenado que se sometiera a mí y me aceptara como su nuevo amo—. En esa oportunidad se había levantado, había atravesado la habitación hasta llegar al lugar donde yo me encontraba y se había arrodillado delante de mí; al hacerlo bajó la cabeza y me ofreció las manos con los antebrazos cruzados, No se me escapó el sentido ritual de este gesto: me ofrecía sus muñecas como indicándome que la encadenara. Su papel en el plan era sencillo, pero mortal.” ( Chapter V: LAS LUCES DE LA FIESTA DE LA PLANTACIÓN)

“—Entonces te enseñaré un baile de amor —dijo feliz—. Lo he aprendido en los Jardines Elevados de Ar.

     —Eso sí que me gustaría —respondí—. Talena me mostró el magnífico baile de la pasión, tal y como se bailaba en Ar.

     Durante varios minutos bailó delante de mí; sus rojas vestiduras resplandecían a la luz de las llamas y sus pies descalzos se movían suavemente sobre la alfombra. Con un último tintineo de los címbalos en sus dedos cayó al suelo delante de mí, jadeante, el deseo reflejado en sus ojos. Enseguida estuve a su lado y la tomé en mis brazos. El corazón le latía violentamente. Me miró a los ojos, sus labios temblaban.

     —Deja que traigan el hierro —dijo— Quiero ser tuya, señor.

     —No, Talena —dije y la besé.

     —Quiero pertenecerte —gimió—. Quiero pertenecerte por completo, de todas las maneras posibles. Quiero tener tu marca de fuego, Tarl de Bristol. ¿Acaso no lo entiendes? Quiero ser tu esclava.

     Tomé su collar de esclava, abrí la cerradura y lo arrojé a un lado:

     —Eres libre, mi amor —susurré— ¡Siempre libre!

Sobre la conciencia de la esclavitud en una libre:

“muchachas parecían alegrarse ante la perspectiva de la venta, y mostraban audazmente sus encantos, tratando de superar a su predecesora. Naturalmente resultaba mucho más agradable ser vendida a un precio elevado y tener la certeza de que el futuro dueño sería un hombre adinerado. En consecuencia, las muchachas hacían todo lo posible para despertar el interés del comprador. Talena, al igual que los demás espectadores, no parecía sentir que ese comercio tuviera nada de abyecto. La esclavitud era una parte aceptada de la vida goreana.”( Chapter XI:LA CIUDAD DE LAS TIENDAS)

Sobre los Retos entre los que viven en la juridiccion de las Ciudades Estados y los códigos del Guerrero:

 

” En Gor existe una única respuesta honrosa a un desafío. Aceptarla de inmediato.”( Chapter V: LAS LUCES DE LA FIESTA DE LA PLANTACIÓN)

 

 —Tú conoces las reglas —dije tranquilamente—. Si quieres a la muchacha, tienes que desafiarme y dejar que yo elija las armas.

El Pueblo de la Araña:

 

“El insecto monstruoso se inclinó junto a mí y pude distinguir sus mandíbulas, afiladas como cuchillos curvos. Traté de fortalecerme ante la idea de la agresión mortal de esos cuchillos naturales. En lugar de atacarme, el animal roció con saliva, o una secreción similar, la red que me rodeaba, que de inmediato perdió su efecto adhesivo. Cuando volví a ser libre, las mandíbulas se apoderaron de mí y fui transportado al borde de la red; de allí la araña se deslizó, por una liana colgante, hasta el suelo, donde me depositó. Luego, se alejó de mí sobre sus ocho patas, sin perderme de vista con sus ojos relucientes.

     Nuevamente oí la voz mecánica.

     —Me llamo Nar y formo parte del pueblo de las arañas.

     Entonces descubrí el pequeño aparato, sujeto a la parte inferior de su cuerpo; un dispositivo de traducción, tal como los vi anteriormente en Ko-ro-ba. Por lo visto, el aparato traducía impulsos sonoros que se encontraban por debajo de mi umbral de perceptibilidad. Seguramente mis respuestas eran trasformadas de la misma manera. Una de las patas del insecto accionó un botón.”

“Pues los habitantes de esa ciudad no tratan bien al pueblo de las arañas. Nos persiguen y sólo nos dejan con vida para obtener el hilo Cur-lon, que luego es utilizado en los telares de Ar. Si no fueran seres racionales, los combatiríamos.” ( Chapter V: LAS LUCES DE LA FIESTA DE LA PLANTACIÓN)

 

     El rostro del guerrero se ensombreció. Luego echó hacia atrás su hermosa cabeza, riéndose. Sus dientes relucían a través de su espesa barba.

     —¡De acuerdo! —bramó. Sujetó su lanza a la silla y se deslizó hasta el suelo. —¡Te desafío!

     —Espada —dije.

     —De acuerdo —respondió.”  ( Chapter IX: KAZRAK DE PUERTO KAR)

 

“código de los guerreros de Gor, reglas que les eran tan naturales como la respiración. Los hombres que han derramado la sangre de un contrincante se convierten en sus hermanos de espada, a menos que se maldiga la sangre sobre el arma. Esta es una regla que, desligada de toda vinculación con la Piedra de Hogar, sólo concierne a los dos guerreros en cuestión.”( Chapter X:LA CARAVANA)

 

Muerte Humillante para un guerrero:

 

“Fue su deseo que tuvieras la muerte de un villano —agregó— sobre este armazón humillante, indigna de manchar nuestras armas.

De acuerdo con las costumbres goreanas cada uno de los hombres me escupió encima. Finalmente Pa-Kur escupió sobre su mano y me la colocó sobre el pecho.

     —Te hubiera concedido una muerte digna —dijo con el rostro inmutable—, si no hubiera sido por la hija de Marlenus que se opuso a ello. Lo juro por el casco negro de mi casta.

     —Te creo —dije deprimido. Me daba lo mismo vivir o morir.

     Lentamente mi armazón fue alejado de la orilla Fui atrapado por la corriente y el armazón de madera, describiendo lentos círculos, se fue internando cada vez más en el Vosk.

     Me esperaba una muerte desagradable; indefenso, encadenado al armazón, sin alimentos ni agua, a pocos centímetros sobre la inquieta superficie del agua, bajo un sol caluroso. En tales condiciones, sólo llegaría al delta del río, si es que llegaba, bajo la forma de un cadáver apergaminado. Pero probablemente los lagartos acuáticos o las grandes tortugas del río acabarían antes conmigo”. ( Chapter XII: EN EL NIDO DEL TARN)

 

Sobre la Dar Kosis:

“leproso a nuestro lado. Sufría de la incurable enfermedad Dar-Kosis. Estaba envuelto en unos harapos amarillos y utilizaba una matraca de madera para prevenir a los transeúntes.” ( Chapter IX: KAZRAK DE PUERTO KAR)


“Esa era la traducción literal de la palabra Dar-Kosis, Enfermedad Sagrada. El nombre se origina en la creencia de que esa enfermedad es sagrada para los Reyes Sacerdotes, y que todos los que la sufren están consagrados a ellos. Por consiguiente también es considerado un pecado el derramar su sangre. De todos modos, los leprosos tenían poco que temer por parte de sus semejantes; su enfermedad era tan aborrecida en el planeta que aun el delincuente más audaz hacía un gran rodeo para evitarlos.

Sobre el Larl:

 

“Cuando el larl sale sólo de caza se mueve en silencio y no emite ningún sonido hasta que aúlla repentinamente, en el momento anterior al ataque, con lo cual se propone paralizar a la víctima. Pero esa noche toda una horda de larls había salido a cazar y los gritos tenían la finalidad de hacer huir a la presa —que generalmente se compone de varios animales— hacia el lugar donde reinaba el silencio. Allí, por lo general, aguardaba el resto de la manada.” ( Chapter XIII: MARLENUS, UBAR DE AR)

 

Sobre los gestos de Tregua en las Ciudades Estados:


“Sorprendentemente, el Iniciado Supremo de la ciudad apareció sobre los muros. Alzó un escudo y luego lo colocó delante de sus pies, junto con su lanza. Tal gesto, de acuerdo con las convenciones goreanas, es el pedido de una conferencia, de un armisticio, de una suspensión temporal de la lucha. En el caso de una capitulación, se rompen la correa del escudo y el asta de la lanza, como señal de que el vencido se encuentra sin armas a merced del vencedor.” ( Chapter XVII: CADENAS DE ORO)

     Talena sacudió la cabeza; sollozaba: —No —dijo—. Soy tu esclava. —Excitada se aferró a mí: —Soy tuya —susurró—. Tómame.” ( Chapter XI:LA CIUDAD DE LAS TIENDAS)

 

     Marlenus miró fijamente al vacío por encima de mi cabeza: —Arriesgué mil veces mi vida y sacrifiqué mi juventud en aras de un imperio unido de Ar, para que en Ar no hubiera más que un idioma, un comercio, un tipo de ley. Para que los caminos y desfiladeros de las montañas fueran seguros, y los campesinos cultivaran sus campos en un clima de paz, y hubiera un solo Consejo que decidiera sobre la política; para que sólo existiera una ciudad suprema, bajo cuya influencia se unieran los cilindros de cien ciudades enemigas. Y tú has destruido todo eso.” ( Chapter XIV: LA MUERTE DEL TARN)

 

        Los tarns, malignos por naturaleza, no están por lo general más que medianamente domesticados y, lo mismo que sus diminutos hermanos terrestres, son carnívoros. En más de una ocasión un tarn a llegado a atacar y devorar a su propio jinete o tarnsman. Sólo temen al aguijón de tarn. Son entrenados por hombres pertenecientes a la Casta de los Tarns. Cada vez que un ave joven se escapa o desobedece, es obligada a volver a su percha y se la castiga con el aguijón. Más tarde, por supuesto, las aves son desencadenadas, pero un aro en la pata ha de recordarles este castigo. Generalmente el entrenamiento da resultados positivos, excepto cuando el animal está sumamente agitado o ha estado mucho tiempo sin comer. El tarn se cuenta entre las dos cabalgaduras preferidas del guerrero goreano; la segunda es el tharlarión, una especie de lagarto, utilizado especialmente por los clanes que no saben manejar los tarns. Por lo que yo sabía, nadie en la ciudad de los cilindros poseía un tharlarión, a pesar de que, según decían, eran muy frecuentes en Gor, especialmente en las llanuras, los pantanos y los desiertos.”( Chapter III: El Tarn )

“Casta de los Iniciados, expertos únicamente en mitología y superstición. ” ( Chapter XVII: CADENAS DE ORO)


“En las negociaciones, a los Iniciados les interesó principalmente garantizar su propia seguridad e impedir, en lo posible, la devastación de la ciudad.
” ( Chapter XVII: CADENAS DE ORO)

“una matanza indiscriminada de los Iniciados hubiera sido un mal augurio para sus tropas, y además ellos podrían prestarle valiosos servicios en el control de la población” ( Chapter XVII: CADENAS DE ORO)

“—¡Alto! —tronó una voz solemne y sonora. Todos se dieron la vuelta. El Iniciado Supremo de Ar avanzó majestuosamente entre los demás hombres. Era un hombre de rostro demacrado, increíblemente alto, de mejillas hundidas y bien afeitadas y ardientes ojos proféticos. —¿Quién pone en duda aquí la voluntad de los Reyes Sacerdotes? —preguntó….El Iniciado Supremo se volvió hacia mí y alzó un largo dedo esquelético.   —¡Muere por la muerte llameante! —dijo…

Temblaba histéricamente, sus ojos parecían los de un loco, su boca se contraía convulsivamente, su fe en los Reyes Sacerdotes había sido destruida. El anciano se preparó para el golpe que debía matar a la joven. Pero en ese instante se vio envuelto en un resplandor azulado, y ante el terror de todos, parecía que iba a explotar echando chispas como una bomba viviente. La masa en llamas, que una vez había sido un ser humano, no emitió ningún sonido; segundos después todo había concluido y un soplo de viento dispersó algunas partículas de ceniza por el techo.” ( Chapter XIX: El Duelo )

 

Medios de Transportes:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: